quarta-feira, 30 de dezembro de 2015

¿Que resultados tuvo la COP21?


Artículo 2

El objetivo principal de los acuerdos de París es ” mantener la temperatura mundial media por debajo de los 2 ° C por encima de los niveles pre-industriales” (unión), los países además acordaron “aumentar los esfuerzos para limitar el aumento de temperatura a 1,5 ° C por encima de niveles pre- industriales, reconociendo que esto reduciría significativamente los riesgos y los impactos del cambio climático “.

Meta 13

El acuerdo también incluye compromisos para reducir emisiones y establecer el objetivo a largo plazo para terminar con los combustibles fósiles (aunque no hay un calendario claro). Por otra parte, el Acuerdo crea un Mecanismo de revision a 5 años para que los países reconozcan el cumplimiento de sus objetivos en la reducción de emisiones y apartir de eso establezcan nuevos planes más ambiciosos. Sin embargo, no existe un mecanismo de rendición de cuentas en el caso de que los países fracasen en el cumplimiento de estos acuerdos. La lucha contra el cambio climático y sus impactos, tiene importantes vínculos con la igualdad de género y los derechos humanos, esto está incluido en los ODS.

Desafortunadamente, a pesar de los grandes esfuerzos de las defensoras de los Derechos de las mujeres, las referencias a la mujer y Derechos Humanos fueron trasladados a las partes no relevantes en el borrador final del Acuerdo de París. Las pocas referencias a género son los siguientes: “Las partes deberían al tomar acción en la adopción de medidas para abordar el cambio climático, respetar, promover y considerar sus obligaciones en materia de derechos humanos…, así como la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres”

Artículo 7

 “Las partes reconocen que las medidas de adaptación deberían seguir un enfoque participativo y plenamente transparente con perspectiva de género impulsado por los países, teniendo en cuenta grupos vulnerables, comunidades y ecosistemas,”

Artículo 11

 “La creación de capacidades… debe de ser un proceso eficaz, iterativo y participativo, transversal y con perspectiva de género”


Artículo 15

 Respecto al balance de género el Comité estableció que se facilite su práctica y promoción en conformidad con el documento adoptado

Daptnhe Cuevas http://igualdadyjusticiasocioambiental.org/que-resultados-tuvo-la-cop21/

terça-feira, 22 de dezembro de 2015

Comunicado internacional en solidaridad con las personas afectadas por el desastre minero en Minas Gerais, Brasil


Comunicado internacional en solidaridad con las personas afectadas por el desastre minero en Minas Gerais, Brasil


22 de diciembre 2015- Los organismos firmantes expresamos a través de esta carta nuestra profunda indignación y nuestra solidaridad con las personas afectadas por el crimen socio-ambiental ocurrido el 5 de noviembre 2015, en el Estado de Minas Gerais, en Brasil. Esta tragedia fue provocada por la ruptura de una represa de relaves mineros administrada por la empresa minera Samarco, propiedad de la empresa brasileña Vale y de la anglo-australiana BHP Billiton.

Este accidente, uno de los más grandes desastres ambientales del país, es responsable de la muerte de incontables seres vivos, incluyendo varias vidas humanas. Los impactos socio-ambientales se siguen sintiendo y la amplitud aún desconocida de esta catástrofe, ha modificado completamente el ecosistema local, destruyendo las vidas que dependían del Rio Doce y sus alrededores.

Expresamos nuestra indignación por la muerte y la desaparición de numerosas personas, incluyendo niños, y por los impactos sociales y ambientales que afectan a una gran parte de la población. Si bien las indemnidades son necesarias, los daños ocasionados serán irreparables y dejarán profundas consecuencias para las futuras generaciones.
Sabemos de igual manera que esta tragedia no fue un simple accidente, sino el resultado de un modelo de desarrollo basado en la lógica del capitalismo extractivista que impera tanto en América Latina como en otras partes del mundo. Enmarcada en este modelo, la industria minera es a menudo la causa de graves violaciones a los derechos humanos y de daños irreversibles al medio ambiente. Lo que sucedió en Minas Gerais es entonces el resultado de un modo de explotación minera que produce riqueza para algúnxs y que afecta la vida de miles de personas por los impactos socioambientales que causan sus actividades.

Compartimos la opinión según la cual la responsabilidad de esta tragedia tiene que ser atribuida a la empresa Samarco, controlada por las empresas Vale y BHP Billiton. Además, comprendemos que el modelo de desarrollo adoptado por el gobierno federal brasileño y el gobierno del Estado de Minas Gerais contribuyó ampliamente a esta catástrofe. Estos factores, combinados a la ausencia de políticas de consulta (libre, previa e informada) para las poblaciones afectadas por los grandes proyectos, a los procesos poco eficientes de estudio de impactos socioambientales, de concesión de permisos ambientales y de inspección de estos proyectos contribuyen de manera significativa a este desastre.

Las empresas implicadas tienen que ser juzgadas y responsabilizadas por el sistema judicial brasileño y tienen que ser vinculadas por el poder público a contribuir a planes de acción de urgencia a largo plazo y a la indemnización de las víctimas. Es también urgente que el gobierno federal y el gobierno del Estado de Minas Gerais tomen posición y respondan a las necesidades reales de las personas afectadas y no a los intereses de las empresas implicadas, subsidiarias de las campañas de varios partidos del espectro político brasileño.
Por lo tanto, apoyamos y reiteramos las exigencias formuladas por el Movimento dos Atingidos por Barragens (MAB), exigiendo:
1.      Un plan de indemnización de las comunidades y de las familias desplazadas incluyendo:
Un plan de urgencia, un plan de compensación y de reparación, la participación de la población en la realización del censo de las familias afectadas, la plena participación de las familias y de las colectividades durante todo el procedimiento.
2.      Un plan de restablecimiento para el valle del Río Doce incluyendo:
Un plan de urgencia, un diagnóstico establecido con amplia participación, incluyendo a los numerosos movimientos y las organizaciones de la sociedad civil y el Estado
3.      El establecimiento de una mesa de negociación, incluyendo la plena participación del Movimiento de las personas afectadas por las represas-MAB y la diócesis de Mariana
4.      La definición de mecanismos y recursos de comunicación y  trasmisión de la información, que garantice la participación y la organización de las personas afectadas y de los equipos técnicos necesarios, coordinados por las personas afectadas.
5.      La ejecución de un plan de acción inmediata para evitar el rompimiento de las otras represas en situación de riesgo en Minas Gerais, como la represa  de Germano.

Exigimos que los dirigentes de las compañías Vale y BHP Billiton sean responsabilizados por las consecuencias de la tragedia que afecta a la región del Río Doce. Finalmente, unimos nuestras voces para que Brasil vuelva a pensar en el modelo de desarrollo que adoptó y que estimule la búsqueda de otras formas de desarrollo que puedan promover los derechos sociales y ambientales.

¡Solidaridad con las personas afectadas por la ruptura de la represa Fundao!
¡Solidaridad con el Movimiento de personas afectadas por las represas de Brasil-MAB!

Firmantes:
·         Alerte Pétrole Rive-Sud, Canada
·         Asociación de Desarrollo Económico Social Santa Marta ADES, El Salvador
  • Atlantic  Regional Solidarity Network, Canada
·         Bios Iguana, Colima, México
·         Cafe Rebelde Collective, Canada
·         CANADA-PHILIPPINES SOLIDARITY FOR HUMAN RIGHTS (CPSHR) 
·         Censat Agua Viva - Amigos de la Tierra, Colombia
·         Colectivo Aldeah, Perú
·         Cercle des Premières Nations de l’Université du Québec à Montréal, Canada
·         Comité por los derechos humanos en América latina (CDHAL), Canada
·         Common Frontiers, Canada
·         Conseil central Montréal métropolitain-CSN, Canada
·         Conseil des Canadiens, chapitre de Montréal, Canada
·         Consejo Indigena Popular de Oaxaca-Ricardo Flores Magon, Mexico
·         Consejo Tiyat Tlalli, Mexico
·         Développement et Paix, Canada
·         Groupe de recherche d'intérêt public à l'Université du Québec à Montréal (GRIP-UQAM), Canada
·         Emerson Xavier da Silva
·         Fondation du Mont Saint-Bruno, Canada
·         Isabel OrellanaDirectrice, Maîtrise en sciences de l'environnement, Université du Québec à Montréal, Canada
·         LIDECS A.C., México
·         Mining Justice Action Committee, Victoria, B.C., Canada
·         Mining Justice Alliance, Canada
·         Mining Watch, Canada
·         Movimiento Mesoamericano contra el Modelo extractivo Minero-M4
·         Mur de femmes contre les oléoducs et les sables bitumineux, Canada
·         Organisme environnemental CIEL ET TERRE, Canada
·         Otros Mundos A.C., México
·         Procesos Integrales para la Autogestión de los Pueblos, México
·         Red de Acción por los Derechos Ambientales (RADA), Chile
·         Red Mexicana de Afectados por la minería-REMA, México
·         Regroupement des citoyens pour la sauvegarde de la forêt des hirondelles, Canada
·         Réseau québécois des groupes écologistes (RQGE), Canada
·         Réseau canadien sur la reddition de compte des entreprises (RCRCE), Canada
·         Rompiendo El Silencio, Maritimas-Guatemala
·         SalvAide, Canada


Para mayor información, contactar solidared@cdhal.org 

segunda-feira, 14 de dezembro de 2015

Acuerdo de Paris en cambio climático: aplausos errados


Gerardo Honty, Eduardo Gudynas

ALAI AMLATINA

En París se acaba de firmar un acuerdo sobre cambio climático que ha sido recibido con un júbilo y optimismo bastante exagerado.  Se tolera disimuladamente que siga aumentando la temperatura global, se repiten unos cuantos acuerdos que ya habían sido alcanzados en previas cumbres, y todo descansa en compromisos voluntarios de los países, sin obligaciones precisas.

Eso explica que muy distintos actores, desde los grandes exportadores de petróleo a las corporaciones globales, todos ellos, terminaran aplaudiendo el acuerdo parisino.  Si esos actores celebran el convenio, es que sin duda no se están poniendo límites a la civilización petrolera.

Tengamos muy presente que el Acuerdo de París es un instrumento dentro de la Convención Marco sobre Cambio Climático, que viene siendo objeto de negociaciones por más de veinte años, con muy pocos resultados concretos.  De hecho, desde que se firmó la Convención, en 1992, hasta ahora, las emisiones del mundo han crecido en un 50%, dejando en evidencia la falta de compromiso en esta materia.

Como los últimos encuentros fueron muy frustrantes, la principal preocupación de la presidencia del actual encuentro negociador (conocido como COP21), representada en el francés Laurient Fabius, era no repetir fracasos anteriores (en especial de Copenhague de 2009, que fue incapaz de acordar un texto).  En ese sentido el papel de Francia fue exitoso, explicando la satisfacción de algunos líderes gubernamentales.  Pero el precio de la eficacia política fue, como era esperable, un acuerdo de poca eficacia climática.

Bajo el Acuerdo de París, el aspecto clave de la reducción de las emisiones de gases invernadero, será fijado por cada país (las llamadas contribuciones nacionales).  Aunque deben ser informadas periódicamente, no serán obligatorias.  Esto hace que en realidad el texto aprobado sea muy débil en lo que hace a su potencial para evitar el cambio climático, ya que descansa en medidas voluntarias.  Recordemos que el objetivo de la Convención es estabilizar los gases de efecto invernadero en la atmósfera, y que según la comunidad científica, que asesora a la propia convención, no debería aumentar más de 1,5 º C.  Pero el acuerdo parisino nos conduce a un aumento de la temperatura global superior a los 3º C.

El acuerdo es lo suficientemente vago como para establecer que el mundo deberá alcanzar el pico de sus emisiones (el máximo antes de comenzar a descender) “tan pronto como sea posible” y alcanzar un balance entre las emisiones y remociones (cero neto) en la “segunda mitad de este siglo”.  ¿Qué quiere decir “tan pronto como sea posible”?  No es posible responder a eso, porque las metas quedaron bajo el manto de la vaguedad diplomática.

Sin embargo lo que dicen los científicos respaldados por la propia Convención (el Panel Intergubernamental de Cambio Climático), es que el pico de las emisiones debe alcanzarse antes de 2030 y las emisiones netas deben ser cero a más tardar en 2060.  Entonces el acuerdo es vinculante pero no del todo, ya que sus medidas más esenciales siguen siendo voluntarias.

Por si fuera poco, frente a algunos temas espinosos, el Acuerdo de París terminó repitiendo consensos aprobados en anteriores cumbres.  Por ejemplo, en la cuestión del financiamiento, sin duda uno los puntos clave para lograr los objetivos climáticos, sólo se pudo repetir el mismo compromiso que ya había alcanzado cinco años atrás en la COP 16 de México, a saber: 100 mil millones de dólares anuales a ser “movilizados” desde los países desarrollados hacia los países en desarrollo.  Otros temas de enorme relevancia están ausentes otra vez.  Por ejemplo, la problemática de los pueblos indígenas no es tratada adecuadamente.

El problema es que desde su creación la Convención no logra conciliar sus tres principales objetivos: reducir emisiones, hacerlo con equidad y no detener el crecimiento económico.  Lo que muestra la historia de las negociaciones es que las tres cosas a la vez no se pueden lograr.  Puede haber crecimiento económico y sostenibilidad ambiental, pero no será con equidad pues el planeta no alcanza para que seamos todos ricos.  Puede haber sostenibilidad ambiental y equidad, pero para eso debe detenerse el crecimiento y repartir mejor la riqueza actual.  Y finalmente puede haber crecimiento económico y equidad pero eso solo se logrará devastando el planeta.

Escuchando los aplausos


Cuando se observan las reacciones de distintos actores se hacen muy evidentes los alcances y los límites del Acuerdo de Paris.  Por ejemplo, los países que son grandes exportadores de petróleo, como Arabia Saudita, lo consideraron un gran paso, lo que indica que no ven que ese texto les impida seguir vendiendo crudo.  Y si ellos venden petróleo, quiere decir que en alguien lo va a quemar en algún sitio y las emisiones seguirán subiendo.  Distintos portavoces de los gobiernos de los países industrializados, incluyendo a EE.UU., lo celebraron y consideran que abre oportunidades para nuevos negocios.

China, que es el más grande emisor planetario, sigue con sus planes de aumentar todavía más sus emisiones, por lo menos al 2030, y no se ha quejado que en París le impusieran ninguna traba.  Es más, como buena parte del acuerdo descansa en las propuestas nacionales voluntarias, se terminarían aceptando planes que en realidad aumentan las emisiones de gases invernadero (como sería el caso de Bolivia según algunos cálculos).  

Los CEOs de grandes transnacionales “aplaudieron” el acuerdo parisino.  Por ejemplo, el presidente de Unilever, Paul Polman, afirmó que ese logro “liberaría billones de dólares y la inmensa creatividad e innovación del sector privado” para enfrentar el cambio climático.  Ese era el tono de muchos voceros empresariales, al entender que antes que un obstáculo para una civilización petrolizada, el Acuerdo de París no cambiaría las reglas del juego y para algunos se abrirían oportunidades de nuevos negocios.

También se entusiasmaron mucho las instituciones financieras internacionales.  El presidente del Banco Mundial, que fue informado de los acuerdos en París mientras jugaba al golf con el presidente Barack Obama, lanzó un tuiter diciendo que están listos para inmediatamente aportar dineros para el cambio climático.  Horas después, el presidente del BID, dijo que su banco también está disponible.

Por lo tanto, si todos celebran, gobiernos de cualquier signo político, grandes y pequeños contaminadores, empresarios y otros grupos de poder, si todos ellos se felicitan, ¿se puede creer que ese acuerdo en realidad esté poniendo un límite a la adicción petrolera?

Voces preocupadas


El mundo de la academia ya está comenzando a lanzar voces de alerta.  James Hansen, uno de los científicos pioneros en poner en evidencia el cambio climático, afirmó que las negociaciones en París eran un “fraude”, y que se necesitan “acciones” para cortar las emisiones de carbono al 2020, y no “solamente promesas”.  El fraude está, según Hansen, en sostener que se apunta a que la temperatura planetaria no sobrepase los 2º, pero se haga poco o nada cada cinco años.

Otros científicos que poco a poco están reaccionando ante el Acuerdo de París apuntan en el mismo sentido: el texto es vago al no especificar acciones concretas para las reducciones de gases emitidos, con indicadores y fechas precisas, y en menores plazos de tiempo.  Los gobiernos, en cambio, solo dicen que habrá una balance neutral pero en la segunda mitad del siglo.  Si eso ocurriera hacia el final del siglo XXI, las consecuencias serían catastróficas.

Muchas de las reacciones entusiastas son comprensibles.  Eran esperables desde los gobiernos, ya que no se podían permitir reconocer que otra vez fracasaron; es entendible que las grandes corporaciones festejen ya que el acuerdo les deja muchas opciones, a unas para seguir dentro de los negocios que contribuyen al cambio climático, y a otras, para buscar nuevos mercados en reducir las emisiones.  También era esperable en grandes redes ambientalistas que creen en las soluciones mercantiles o que trabajan codo a codo con las empresas.

Pero sorprende un poco que otras redes ambientales estén complacidas con los resultados de Paris.  Por un momento suponemos que se han apresurado en los análisis, o no han detectado que una buena parte de esos acuerdos ya se habían aceptado en anteriores COPs.  Por otro lado parecería que el miedo ante la inminente catástrofe planetaria hace que se aferren a la esperanza de que, por fin, se iniciaran medidas concretas.  O para ellos ya no es soportable caer en el pesimismo de reconocer que el acuerdo es insuficiente, y por lo tanto prefieren hablar de un “vaso medio lleno”.

Diga lo que se diga, observando la situación desde los movimientos sociales, especialmente aquellos que serán más afectados por el cambio climático, y considerando lo que sabemos sobre la ecología planetaria, tenemos que ser realistas: el Acuerdo de Paris es totalmente insuficiente para atacar la problemática del cambio climático.  Insistir en que es convenio adecuado, o que abre las puertas a abandonar el petróleo, es totalmente prematuro.  La sociedad civil no puede quedar adormecida, y debe redoblar sus esfuerzos por ir más allá de este tipo de acuerdos para alcanzar medidas efectivas, reales, concretas, frente al cambio climático.  Muchas de ellas serán costosas y dolorosas, pero la tarea es urgente.

- Gerardo Honty y Eduardo Gudynas.  Investigadores de CLAES (Centro Latino Americano de Ecología Social).   Contacto: Twitter @HontyG y @EGudynas.

Para ver un análisis más completo:
http://energiasur.com/wp-content/uploads/2015/12/HontyAcuerdoParisOdeD21Claes2015.pdf


URL de este artículo: http://www.alainet.org/es/articulo/174252
Te invitamos a sostener el trabajo de ALAI.
Contribuciones: http://alainet.org/donaciones.php

Mas informacion: http://alainet.org
FaceBook: http://facebook.com/America.Latina.en.Movimiento
Twitter: http://twitter.com/ALAIinfo
RSS: http://alainet.org/rss.phtml

______________________________________
Agencia Latinoamericana de Informacion
email: info@alainet.org

segunda-feira, 23 de novembro de 2015

A lógica alienígena das mineradoras

A lógica alienígena das mineradoras

Recursos naturais não são  fatos naturais, e sim decorrentes de uma decisão político-cultural. São fatores produtivos, não humanos, que vem da natureza. Os recursos naturais , no entanto, só se transformam em produto quando há demanda e quando há tecnologia para sua produção, alerta Robson Dias da Silva, doutor em economia e professor da Universidade Federal Rural do Rio de Janeiro. Ele proferiu palestra no último dia 19 de novembro, na  Fundação João Pinheiro, em Belo Horizonte, sobre o tema "Estado, Recursos Naturais e Desenvolvimento no Brasil".
Os recursos naturais são classificados por sua reprodutibilidade (renovável o não), pelo seu tipo (agrícola, mineral, pecuário, florestal ou pesca) e pelo seu uso energético.  O recursos não renováveis , são os minerais energéticos, metálicos e não metálicos. A  renovação tecnológica, no entanto,  podem torná-los não recursos. A substituição por  produtos sintéticos é um bom exemplo disso.
Segundo Robson Silva, o território é central para entender a dinâmica produtiva m a exploração, extração, transporte, distribuição e consumo desses recursos.No anos 2000, com o desenvolvimento da telemática e a corrida por novos mercados, surgem  novos arranjos territoriais de produção industrial de escala globalizada, com possibilidades de expansão do comércio e das finanças globais. Estados nacionais e grandes corporações, dessa forma, se associam em estratégia de conquista de mercados. Empresas como Monsanto, Cargill, Exon, Petrobras,Vale, BHP, exercem forte influencia na geopolítica, pois formam verdadeiros centros de poder. Mais importante que sua expressão monetária, no entanto, é o caráter estratégico de algumas delas, como  no caso da produção do nióbio em Minas Gerais, na opinião do pesquisador.
Referindo-se ao desastre ambiental ocorrido, recentemente, com a barragem de rejeitos mineração em Minas Gerais, Robson Silva alerta para a lógica alienígena das grandes corporações. Elas são geridas de fora do território, longe das prefeituras, do governo estadual e federal.
Na America Latina, e especialmente no Brasil, onde o crescimento é liderado pelas exportações e o  desenvolvimento é baseado na exploração de recursos naturais, o questionamento de  Roberto Silva é: como compatibilizar esses modelos como desenvolvimento social e regional?  A busca da resposta, segundo ele, deve partir do pressuposto de que os dilemas do  progresso técnico, estão ligados a escolhas que cidadãos e governos fazem. A  abertura chinesa, no final da década de 79, por exemplo, adotou  como estratégia o  crescimento a qualquer custo, inclusive sacrificando o meio ambiente.

Para Robson Silva, no contexto do neo-extrativismo somos desafiados a repensar o modelo de exploração dos recursos naturais. Ele fala de justiça intergeracional, onde a lógica dos grupos de interesse deve ser substituída por uma lógica de interesses da sociedade atual e futura. Dentre os mecanismos que apontam nessa direção, cita o Fundo Soberano da Noruega, que pensado para o longo prazo, organiza a exploração de recursos naturais sob a lógica da   produção, da conversão dos recursos e do planejamento do país.  No  Canadá, a política adotada,conhecida como " teoria do grampo", pressupõe anexar o recursos, e não  entregá-los, como acontece historicamente na América Latina.

quinta-feira, 19 de novembro de 2015

Propuesta de los Pueblos Originarios frente al cambio climático

KAWSAK SACHA- SELVA VIVIENTE: Propuesta de los Pueblos Originarios frente al cambio climático

Presentado por El Pueblo Originario Kichwa Amazónico de Sarayaku

COP21, Paris, 30 noviembre- 11 diciembre 2015


Kawsak Sacha (Selva Viviente) es una propuesta para convivir con el mundo natural que nace de la sabiduría milenaria de los Pueblos Originarios habitantes de la selva amazónica y que, a la vez, ha sido respaldada por los más recientes estudios científicos. Mientras la cosmovisión occidental trata a los espacios naturales como simples fuentes de recursos materiales para el provecho singular del ser humano, Kawsak Sacha plantea que el bosque está compuesto enteramente por seres vivientes y las relaciones comunicativas que estos seres mantienen entre ellos. Estos seres, desde la planta más infinitesimal hasta los seres supremos protectores de la selva, son personas (runa) que habitan las cascadas, las lagunas, los pantanos, las montañas, y los ríos. Estos seres viven en comunidad (llakta) y así desarrollan su vida de manera semejante al ser humano. En síntesis, en la Selva Viviente el sistema económico es un telar ecológico; el mundo natural es también un mundo social.

domingo, 15 de novembro de 2015

O Silêncio da Lama: Cobertura da mídia sobre tragédia de Bento Rodrigues será debatida na Casa do Jornalista


O Centro de Estudos da Mídia Alternativa Barão de Itararé Minas​ realiza na próxima quinta-feira, 19 de novembro um debate sobre a cobertura da mídia sobre a tragédia de Bento Rodrigues.  
Com a participação de várias entidades que acompanharam os acontecimentos de perto, o evento buscará construir o relato dos fatos reais que não saíram na mídia com o intuito de denunciar o "Silêncio da Lama". Venham se somar!


Comitê Mineiro do Fórum Nacional pela Democratização da Comunicação

quarta-feira, 11 de novembro de 2015

Outras barragens de Minas Gerais estão ameaçadas e você pode ajudar a pressionar o poder público a barrar outros desastres ambientais

Ministério Público: Determine perícia nas barragens da cidade de Congonhas (MG)

Neylor Aarao 
Congonhas
Quando barragens de rejeitos de mineração se rompem,causam danos e perdas irreversíveis. Acidentes em Minas Gerais como os da cidade de Mariana estão se tornando frequentes! A omissão de órgãos públicos e das empresas tem sido fato agravante destas catástrofes.
Assim, solicito ao Ministério Público a abertura de investigaçãoe a contratação de laudo e estudos para se verificar a situação das barragens localizadas no município de Congonhas (MG), como instrumento e subsídio a ações preventivas e punitivas.
Peço que se leve em conta as análises que se verifiquem necessárias, as de estruturas físicas, além de questões pertinentes quanto à regularidade do licenciamento, medidas adotadas quanto aos sistemas de auscultação, Análise de Riscos, implementação de Planos Emergenciais e estudo e projeção da onda de impacto de cada unidade.
Solicitamos a posterior publicidade das investigações em audiência pública.

terça-feira, 10 de novembro de 2015

A vida humana, a vida animal e a vida vegetal no Brasil é muito barata

Atualmente, tragédias advindas do rompimento de barragens de rejeito tem se tornado cada vez mais comum. Segundo o IBRAM – Instituto Brasileiro de Mineração – este quadro se deve à ausência de conhecimento dos principais conceitos técnicos sobre a gestão de segurança de barragens de rejeitos nos vários níveis operacionais do empreendimento, além da dificuldade de monitoramento das barragens pelos órgãos fiscalizadores.


Quando se fala da tragédia de Bento Gonçalves, logo se levanta a necessidade de a empresa ressarcir a população local. Mas, tem alguns videos circulando, que mostra um pouco a historia da cidade, com sua produçao artesanal, com a organizaçao da mulheres. É mais do que uma casa, do que os prédios. É toda uma forma de vida, uma comunidade que ao longo dos anos construiu ali sua historia, que não necessariamente é material. Com a tragédia, os vídeos dão uma pequena dimensão do que foi destruido: vidas, moradias, historia, uma comunidade que ali existia. É assim com as construções de barragens pelo Brasil afora: expulsam as comunidades tradicionais e, na melhor das hipóteses, algumas pessoas conseguem casas em outros lugares. E perdem todo o resto. Em prol de uma logica de desenvolvimento que não visa a vida mas o lucro.

Hoje a imprensa divulgou que a Samarco em 2014 teve um lucro de R$ 3,7 bilhões antes de pagar os juros, impostos, depreciação e amortização e um lucro líquido de R$ 2,8 bilhões. E, que o seguro vai gastar em torno de 70 milhões para ressarcir esta tragédia. Devido a isto, o secretário do governo Pimentel disse que a empresa é vítima. Como? É fácil com estes números mostrar que é melhor correr um risco do rompimento das barragens já que tem um lucro fantástico usando uma tecnologia atrasada, mão de obra barata, terra barata, agua barata, os impostos das mineradoras são muito barato etc etc. Para que investir em algo mínimo como uma SINALIZAÇAO SONORA? Investir em novas tecnologias é então impensável.

 “ Para o engenheiro civil Marcílio Pereira, diretor da empresa Aluvial Engenharia e Meio Ambiente, o problema fundamental é a forma de beneficiamento do minério. “O principal (erro) foi a insistência em uma tecnologia que já era para ter sido substituída há muito tempo. Há formas de fazer o beneficiamento a seco, com separação magnética. E, mesmo no caso de se fazer um tratamento a úmido, com água no beneficiamento, é possível fazer uma disposição drenada do material, o que também traz ganhos em termos de segurança”. ‘

O biólogo Francisco Mourão explicou que fazer o descarte seco é muito mais eficiente, mais seguro e possibilita a recuperação ambiental. “Utilizando a forma seca de produção, você consegue armazenar o material com um risco muito menor”.” http://www.otempo.com.br/cidades/recuperacaolevaradecadas

E, porque isto não se faz? Porque a vida humana, a vida animal, a vida vegetal no Brasil é muito barata. As empresas preferem correr o risco de ter de pagar alguns milhões quando ocorre um desastre, desde que continuem ganhando bilhões de lucro anualmente. E, esta não é a primeira barragem a se romper. Algumas mais recentes: - 2001, em Nova Lima, 5 operários morreram após o rompimento de parte de uma barragem. Ficou para a população local, assoreamento, degradação de cursos hídricos e destruição da mata ciliar. - 2003, barragem de rejeitos industriais em Cataguases se rompeu e despejou cerca de 1,4 bilhão de litros de lixívia negra, contaminando o Rio Paraíba, córregos próximos, matando peixes e outras formas de vida próximo, deixando 600 mil pessoas sem água. - 2007, a barragem de rejeitos da mineradora Rio Pomba Cataguases rompeu e inundou 2 cidades com mais de 2 milhões de litros de lama, desalojando mais de 4.000 pessoas. - 2014, rompe uma barragem de rejeitos em Itabirito. Morreram 3 operários e cinco ficam feridos. Portanto, isto não é novidade.

"Um outro mundo é possível. Um outro Brasil é necessário."

Fonte: Comitê Mineiro do Fórum Social Mundial


segunda-feira, 9 de novembro de 2015

#SOMOSTODOSATINGIDOS - Ativistas se reúnem em Manifesto em Flor amanhã por Mariana e contra a exploração que destrói coisas belas


Chegue junto, nesta terça-feira, 10/11, a partir das 18 horas, na Praça Sete, Belo Horizonte.

Com arte vamos expressar um manifesto, no coração da capital de Minas, por Bento Rodrigues, Mariana e todas as cidades atingidas pela tragédia que destruiu uma cidade, devastou famílias e manchou tantos rios de lama.

Roda de conversa sobre impacto:

Não a mineração e barragens!
Estamos indignados com descuidos , irresponsabilidade ao ambiente! 
Não é meio é TODO! 
Minas do ouro ferro pedras e ação! 

Paz ao TODO ambiente!



Confira o evento convocado no facebook por ativistas:
https://www.facebook.com/events/upcoming?action_history=null


MANIFESTO DAS FLORES

Veja no Link abaixo de Severino Iabá, como fazer rosas e participar do Manifesto em Flor. https://www.facebook.com/events/upcoming?action_history=null

sábado, 7 de novembro de 2015

Mariana conta a tragédia anunciada da destruição provocada por barragem de mineradora

MINERAÇÃO DESTRÓI NOSSOS RIOS E AGORA MATA NOSSO POVO

O rompimento de uma barragem de rejeitos de minério de ferro da empresa Samarco Mineradora S.A. inundou, na tarde de quinta-feira (5), Bento Rodrigues, o subdistrito de Santa Rita Durão e distrito de Mariana – MG. De acordo com dados do Comitê Brasileiro de Barragens, o rompimento ocorrido hoje pode ser o mais grave já registrado no Brasil.
De acordo com o Sindicato dos Trabalhadores na Indústria de Extração de Ferro e Metais de Mariana (Metabase), são estimados 15 mortos e 45 desaparecidos no subdistrito de Bento Rodrigues. Ainda segundo dados do Corpo de Bombeiros de Ouro Preto, há gente soterrada e ilhada.
A água lamacenta e contaminada invadiu Bento Rodrigues, chegou também no distrito de Santa Rita Durão e há indícios de que tenha atingido outros distritos na região. Para o coordenador das Promotorias de Defesa do Meio Ambiente de Minas Gerais, Carlos Eduardo Ferreira, ‘trata-se de uma tragédia sem precedentes na história de Minas”.

A falta de responsabilidade e preocupação socioambiental das empresas responsáveis pelas atividades mineradoras, entretanto, é recorrente. Moradores de Mariana passam por problemas constantes de falta d’água, nuvem de poeira, especulação imobiliária e uma série de outros transtornos gerados pela mineração na região. Importante frisar também que essas mesmas empresas utilizam nossas águas de forma irresponsável em pleno momento de crise hídrica no país e violam, diariamente, uma série de direitos humanos em atividades que priorizam apenas o lucro.
Em nota ao G1, a empresa Samarco afirmou que não é possível confirmar a causa e extensão do ocorrido. De acordo com o coordenador do Núcleo de Combate aos Crimes Ambientais do Ministério Público, Carlos Eduardo Ferreira Pinto, barragem não se rompe por acaso. O Ministério Público pretende instaurar um inquérito civil para apurar as causas do rompimento e propor uma ação contra os responsáveis.

A barragem fica localizada a cerca de 25 km do centro da cidade de Mariana e os desabrigados estão sendo encaminhados para a Arena Mariana. Colchões, roupas, fraldas descartáveis, água mineral e produtos de higiene pessoal estão sendo recolhidos no local.

Os distritos que margeiam as áreas de mineração, como é o caso de Bento Rodrigues, são regiões duramente abandonados pelo poder público e pelas grandes empresas mineradoras. As assistências mais básicas não percorrem a distância que separa esses lugares do resto do mundo.

Quando chegam, ficam pouco, vão logo embora para não mais voltar. Os moradores de Bento Rodrigues foram brutalmente atravessados pela lama do capital, da ignorância, da fúria sem nome que respiramos assiduamente nos dias de agora. É sintoma de um mundo desenfreado que não sabe para onde vai, assim como a água suja e tóxica que derrubou paredes tão frágeis e inocentes.

Fonte: www.brigadaspopulares.org.br

domingo, 1 de novembro de 2015

A COP 21 das utopias

Por Sucena Shkrada Resk - BLOG Cidadãos do mundo - http://cidadaosdomundo.webnode.com

O que seria de nós, seres humanos, sem a possibilidade de desenvolver o pensamento utópico? Hoje resolvi narrar o meu discurso com esse princípio sobre a condução do combate ao aceleramento das mudanças climáticas e do aquecimento global, em que o palco das discussões é a 21ª Conferência das Partes da Convenção-Quadro das Nações Unidas sobre a Mudança Climática (COP-21). 
Na configuração da geopolítica mundial, finalmente as palavras talvez e não deixarão de ser acentuadas e serão substituídas por ações afirmativas que se enquadrarão nas concretizações dos tratados, dos acordos e da história socioambiental  tecidas nos últimos 50 anos.  Afinal, desde a Convenção do Clima, instituída a partir da Rio-92, o problema só se agrava e o apelo da sociedade civil, do lado de fora do centro das negociações, não ganha eco, de fato, no dia a dia das deliberações das nações.
Nessa linha de raciocínio, o rascunho de 55 páginas do atual acordo, com quase duas mil aspas que denotam a dificuldade de consensos, se constituirá em dezembro em algo coerente, praticável e sustentável, na conferência oficial em Paris, e será vinculante. Que os cento e cinquenta países que estabeleceram publicamente seus compromissos de redução de emissões de dióxido de carbono até 2030 principalmente, revelem a mudança do paradigma de desenvolvimento de nosso mundo. A concretização do pós-Kyoto não repita os erros anteriores em um modelo de economia equivocado e predatório, que amplia a injustiça socioambiental.
Neste cenário, floresçam estadistas e diplomatas, com a vocação do Papa Francisco que faz valer páginas e páginas, como a Laudato Sí, que foi o grande documento socioambiental lançado por ele, neste ano. E os representantes dos países insulares e da África Subsaariana tenham espaço e sejam atendidos pelo Fundo do Clima em suas necessidades de adaptação e sobrevivência. O mundo dos combustíveis fósseis seja substituído pela energia limpa, sem mas e poréns construídos nas políticas desenvolvimentistas.
O campo das negociações não acontecerá mais em salas compactadas na frieza que não ecoa no externo, da vida real.  Os negociadores dos países partirão para onde estão os problemas e as soluções.  Choque de realidade e inovação. A matriz energética mundial e o modelo de consumo da humanidade que segue para a casa dos 10 bilhões de pessoas serão calcados no consumo eficiente. Os eventos extremos que crescem em decorrência do descompasso do ser humano com a natureza estacionarão e não existirá mais a dicotomia entre países ricos e pobres neste enfrentamento. E aquela pergunta recorrente deixará de existir: quem vai pagar a conta? O entendimento de custo-benefício será outro.
O Painel Intergovernamental das Mudanças Climáticas (IPCC) terá um efeito, pode-se dizer terapêutico, sobre os governantes e os 196 diplomatas que constroem as negociações. Quando os cientistas orientam sobre as medidas necessárias para ter um mundo com menos de dois graus de aumento da temperatura média em meados do final do século, a matemática das ações dos gestores públicos, do universo empresarial e da sociedade como um todo entrará em sintonia de ações.
O ator Brasil
E o Brasil nesta conjunção de atores? Deixará de ser ambíguo entre o seu discurso descrito em planos e sua política interna. Chegará ao desmatamento zero e não fará valer os mais pessimistas prognósticos do documento Brasil 2040; cenários e alternativas para adaptação à mudança do clima, elaborado pela extinta Secretaria de Assuntos Estratégicos (SAE).
O anúncio do compromisso do governo brasileiro de reduzir 43% das emissões de gases de efeito estufa até 2030, com base em 2005, o que já é bem perto do que acontece hoje, segundo relatórios, terá um percentual muito maior, neste campo das utopias. E o país não terá só a pretensão de colocar fim ao desmatamento ilegal (um questionamento pertinente: afinal, há desmatamento legal e em que proporções e em benefício de quem?) e fazer o reflorestamento de 12 milhões de hectares; a recuperação de 15 milhões de hectares de pastagens degradadas e a integração de 5 milhões de hectares de lavoura, pecuária e florestas. Fará isso e muito mais, terá uma política agrícola compatível com a ambiental, o que não ocorre atualmente.
Essas utopias não têm fim e se somadas de forma coesa por milhões de pessoas no mundo, que têm estes mesmos anseios, quem sabe, podem fazer a diferença nos resultados da Conferência. Uma pressão avassaladora, incontestável e que não seja driblada por discursos vazios.

quinta-feira, 22 de outubro de 2015

COP21, Casa Común y Amazonía

Osvaldo León, Sally Burch

ALAI AMLATINA

Del 30 de noviembre al 11 de diciembre, París será escenario de la 21 Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21), que llega en un momento crucial, aunque con perspectivas poco prometedoras.  Así lo evidencia el borrador de texto de negociación para la COP21, presentado por los dos copresidentes de la Conferencia (08/10/15). Según críticas, más parece un documento para la negociación de oportunidades económicas, que del clima(1) y no incluye en las negociaciones los objetivos nacionales de emisiones post 2020.

Tras 20 años del inicio de la Convención del Clima, cuyo objetivo principal es la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, para mantenerse bajo el umbral de un incremento máximo de temperatura de +2ºC, no solo que los avances registrados son mínimos, sino que incluso hay signos de retrocesos, tal el caso de la discusión sobre “responsabilidades comunes, pero diferenciadas”, un tema clave que últimamente ha registrado ataques sistemáticos de países del Norte.

Entre tanto, crecen las evidencias de que el calentamiento global sigue avanzando en forma inexorable.  Tanto en la comunidad científica, como también en el ámbito político, se ha extendido el reconocimiento de que el cambio climático es un hecho comprobado y una seria amenaza, como también que la causa principal son los procesos de industrialización de los últimos dos siglos.  No obstante, aún persiste mucha incertidumbre en cuanto a su ritmo de evolución, que es un factor clave para poder definir políticas adecuadas y oportunas.

La mayoría de gobiernos tiende a planificar en función de una progresión lineal.  No obstante, el informe 2014 sobre “Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad”(2) del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático –IPCC-, entidad cuyo análisis tiende a ser cauto en cuanto a pronósticos, reconoce que existen señales incipientes pero preocupantes de que ciertos ecosistemas clave podrían llegar a puntos de inflexión o desencadenantes (tipping points).

Cuatro zonas críticas

Si tal posibilidad ocurre, las consecuencias podrían ser catastróficas, ya que de traspasar estos límites se encadenaría un rápido proceso de cambios irreversibles que acelerarán mucho más el cambio climático.  Los eventuales puntos de inflexión más críticos identificados por el IPCC se ubican en cuatro zonas, que son: la Circulación Meridional de Retorno del Atlántico Norte (AMOC por sus siglas en inglés); el Ártico; los arrecifes de coral y la Amazonía.

La AMOC se refiere a la corriente del Golfo, que lleva aguas tibias del Caribe al Noroeste de Europa, haciendo que su clima sea más templado que el clima continental a la misma latitud, la cual en ciertas épocas ha dado signos de estancarse, debido a la afluencia de aguas frías por el deshielo en Groenlandia; se teme que podría llegar a paralizarse completamente, lo que redundaría en inviernos mucho más fríos en Europa y en el este de EE.UU.

El Ártico es uno de los casos más claros: ya se ha calentado mucho más que las demás regiones del planeta, con efectos devastadores para la flora y fauna, y para los medios de subsistencia de los pueblos nativos de la zona; es más, al descongelarse el suelo árctico, se liberarán grandes cantidades adicionales de gases de efecto invernadero en la atmósfera, con lo cual se intensificará el ritmo del cambio climático en todo el mundo.

Los arrecifes de coral, que albergan hasta un 25% de la vida marina, a pesar de constituir menos del 1% de la superficie de la Tierra, se están muriendo o “blanqueando” aceleradamente en todo el mundo.  Algunos estimados señalan que un 50% de los arrecifes han perecido en solo 30 años y que, a ese ritmo, podrían desaparecer todos hacia 2050, con una gran pérdida de biodiversidad y del sustento alimenticio de unas 850 millones de personas(3).  El Caribe es una de las zonas más vulnerables.

La cuarta región en peligro de llegar a un punto de inflexión es la Amazonia, lo que implicaría una enorme pérdida de biodiversidad y un impacto en cadena en el proceso de calentamiento global.

Estos datos indican que sería irresponsable que los acuerdos de la COP21 en Paris se basen simplemente en estimados del ritmo actual de calentamiento y contemplen medidas políticas postergadas para el próximo decenio.  De hecho, con el trasfondo de negociaciones marcadas por la presión de lobbies financieros y de grandes transnacionales del sector minero y energía fósil, agronegocio, etc., el asunto es que prácticamente ha quedado al margen la cuestión central: el análisis de las causas del problema ambiental, que conlleva al debate sobre el modelo de desarrollo.

La resonancia de Laudato Si’

En este contexto, el Papa Francisco publicó en junio su carta encíclica Laudato Si’: Sobre el cuidado de la Casa Común(4), convocando a una conversión ecológica integral, cuyos señalamientos han contribuido para que se amplíe y profundice la reflexión y el debate sobre esta temática compleja, asumiendo el doble desafío de justicia climática y justicia social.  Y es así que ha pasado a ser un referente mundial, con una postura ética cuyo impacto va mucho más allá de la Iglesia y sus fieles.

Laudato Si’ enuncia virtudes y principios éticos que pueden servir de referencia a las negociaciones sobre políticas frente al cambio climático; a la vez que formula recomendaciones prácticas.  Es más, para Fritjof Capra(5) esta encíclica expresa una visión sistémica de la vida, que implica integrar las dimensiones biológica, cognitiva, social y ecológica.  Por lo mismo, promueve la necesidad de una nueva forma de pensar, que reconozca las interconexiones, o lo que Francisco llama una “ecología integral” y multidisciplinaria.

Este enfoque llama, entre otros aspectos, a redefinir el concepto del progreso y a buscar un consenso global, dejando de lado las posturas que colocan los intereses nacionales por encima del bien común global (Art 169).  Critica la debilidad de las respuestas políticas internacionales, hecho que atribuye a que la política está subordinada a la tecnología y a las finanzas y a que priman intereses especiales y económicos particulares (Art 54).  Como también, a la miopía política, que se preocupa solo de resultados inmediatos y cálculos electorales (Art 178).  Por lo mismo, aboga por poner mayor poder en manos de la ciudadanía: “Si los ciudadanos no controlan al poder político –nacional, regional y municipal–, tampoco es posible un control de los daños ambientales” (art 179).

Como para dar mayor fuerza al llamado de Laudato Si’, éste fue el eje de las intervenciones de Francisco en el curso de los periplos en julio (por Ecuador, Bolivia y Paraguay) y en septiembre (por Cuba y EE.UU.), que contempló desde espacios con los organizaciones populares hasta su presencia en la Asamblea General de la ONU, pasando por instancias oficiales nacionales, como el congreso estadounidense.

Tres grandes tareas

En tierras suramericanas, el mensaje más contundente Francisco lo expresó en el Encuentro Mundial de los Movimientos Sociales que tuvo lugar en Santa Cruz, Bolivia, el 9 de julio 2015(6), donde expresó: “Empecemos reconociendo que necesitamos un cambio… [en referencia a los] “problemas comunes a toda la humanidadProblemas que tienen una matriz global y que hoy ningún Estado puede resolver por sí mismo.  Este sistema ya no se aguanta… Y tampoco lo aguanta la Tierra”.

La globalización de la esperanza, que nace de los Pueblos y crece entre los pobres, debe sustituir esta globalización de la exclusión y la indiferencia. Se está castigando a la tierra, a los pueblos y las personas de un modo casi salvaje… Cuando el capital se convierte en ídolo y dirige las opciones de los seres humanos, cuando la avidez por el dinero tutela todo el sistema socioeconómico, arruina la sociedad, condena al hombre, lo convierte en esclavo, destruye la fraternidad interhumana, enfrenta pueblo contra pueblo y, como vemos, incluso pone en riesgo esta nuestra casa común”, acotó.

Tras puntualizar: “no esperen de este Papa una receta”, propuso, sin embargo, tres grandes tareas: la primera, “poner la economía al servicio de los Pueblos”; la segunda, “unir nuestros Pueblos en el camino de la paz y la justicia… Y la tercera tarea, tal vez la más importante que debemos asumir hoy, es defender la Madre TierraNo se puede permitir que ciertos intereses –que son globales pero no universales– se impongan, sometan a los Estados y organismos internacionales, y continúen destruyendo la creación”.

“Los Pueblos y sus movimientos están llamados a clamar, a movilizarse, a exigir –pacífica pero tenazmente– la adopción urgente de medidas apropiadas. Yo les pido, en nombre de Dios, que defiendan a la Madre Tierra... el futuro de la humanidad no está únicamente en manos de los grandes dirigentes, las grandes potencias y las élites. Está fundamentalmente en manos de los Pueblos; en su capacidad de organizar y también en sus manos que riegan con humildad y convicción este proceso de cambio”, recalcó al final de su discurso.

Reclamo a los gobernantes

“Hoy, más que cualquier otro líder, el Papa vincula firmemente los temas del mundo natural con aquellos del mundo social. Y lo hace con ‘autoridad’…  Es así que millones de personas ‘se conectan’ con él y confían en él”,(7) sostiene el Cardenal Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, cercano colaborador de Francisco.

En su comparecencia ante la Asamblea General de Naciones Unidas, el Obispo de Roma manifestó: “Ante todo, hay que afirmar que existe un verdadero ‘derecho del ambiente’ por un doble motivo. Primero, porque los seres humanos somos parte del ambiente. Vivimos en comunión con él, porque el mismo ambiente comporta límites éticos que la acción humana debe reconocer y respetar. El hombre, aun cuando está dotado de ‘capacidades inéditas’ que ‘muestran una singularidad que trasciende el ámbito físico y biológico’ (Laudato si’, 81), es al mismo tiempo una porción de ese ambiente. Tiene un cuerpo formado por elementos físicos, químicos y biológicos, y solo puede sobrevivir y desarrollarse si el ambiente ecológico le es favorable. Cualquier daño al ambiente, por tanto, es un daño a la humanidad”.

“El mundo reclama de todos los gobernantes una voluntad efectiva, práctica, constante, de pasos concretos y medidas inmediatas, para preservar y mejorar el ambiente natural y vencer cuanto antes el fenómeno de la exclusión social y económica”, dijo, para luego poner el dedo en la llaga: “La crisis ecológica, junto con la destrucción de buena parte de la biodiversidad, puede poner en peligro la existencia misma de la especie humana. Las nefastas consecuencias de un irresponsable desgobierno de la economía mundial, guiado solo por la ambición de lucro y de poder, deben ser un llamado a una severa reflexión sobre el hombre…”.

Con relación a la COP21, Turkson señala que Laudato Sí, entre los posibles aportes, podría dar un empujón a los negociadores y representantes para que concedan mayor importancia a las necesidades reales de las mayorías en cada país, y contribuir para que las conversaciones y resoluciones reflejen “el vínculo moral indisoluble” entre el mundo natural y el social.  Además, podría ser un factor de convencimiento entre los decisores que el mundo está listo para la acción real; y una voz de aliento y orientación para las acciones de los actores sociales que se movilicen en torno a la COP21.

En fin, se espera que de esta manera contribuya a reducir el riesgo de una falta de acuerdos en Paris, como sucedió en Copenhague hace seis años; o el riesgo aún mayor de que, como en Rio 1992, se logren buenos acuerdos, pero que luego la mayor parte no se implemente.

Defender la Amazonía

La Amazonía es uno de los tres grandes lugares del mundo con reservas forestales importantes reguladoras de los ecosistemas regionales.  Las otras dos se encuentran en Asia del Sur-Este (Malasia e Indonesia, que han destruido más de 80 % de sus selvas originarias por la plantación de palma africana y de eucaliptos) y en el Congo (donde se ha reanudado la explotación de madera y la extracción minera).  La selva amazónica, indica François Houtart(8), almacena un total de 109.660 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2)(9), es decir el 50% del CO2 en los bosques tropicales del planeta(10).  Con una extensión de 4 millones de km2, en 9 países, en esta región habitan unas 33 millones de personas y entre ellas, 400 pueblos indígenas.

Apoyándose en el estudio de Antonio Donato Nobre (O Futuro Climático da Amazônia – Relatorio de Avaliação científica),Houtart señala: “La historia geológica de la Amazonia es muy anciana.  Se tomaron decenas de millones de años para construir la base de la biodiversidad de la selva, que estableció esta última como ‘máquina de regulación ambiental’ de alta complejidad. Se trata de ‘un océano verde’ en relación con el océano gaseoso de la atmosfera (agua, gases, energía) y con el océano azul de los mares”.

Las principales funciones son cinco –acota-. Primero, la selva mantiene la humedad del aire, permitiendo lluvias en lugares lejos de los océanos, gracias a la transpiración de los árboles. En segundo lugar, las lluvias abundantes ayudan a conservar un aire limpio. Tercero, se conserva un ciclo hidrológico benéfico aún en circunstancias adversas, porque la selva aspira el aire húmido de los océanos hacia dentro, manteniendo lluvias en cualquier circunstancia. La cuarta función es la exportación del agua por los ríos en grandes distancias, impidiendo la desertificación, especialmente al este de la cordillera. Finalmente, ella evita fenómenos climáticos extremos gracias a la densidad forestal, que impiden tempestades alimentadas por el vapor de agua. Por eso se debe defender esta riqueza natural excepcional”.

Como anotamos, según el informe 2014 del IPCC, la Amazonía se encuentra entre las cuatro regiones en peligro de llegar a un punto de inflexión.  Si bien las evidencias no están plenamente claras, de continuarse la actual tendencia de sequías anuales cada vez más largas en esa zona, no se excluye una gran disminución de la zona amazónica en este siglo, dependiendo del grado de aumento de la temperatura promedio mundial.

-Osvaldo León y Sally Burch: periodistas de ALAI.

* Artículo introductorio de la edición 508 (octubre 2015) de la revista América Latina en Movimiento de ALAI que, bajo el título “Cambio climático y Amazonia”, aborda justamente el cambio climático desde la realidad amazónica, principalmente con aportes de integrantes de la Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM).


NOTAS:

1) Ver: “Alerta sobre la negociación de cambio climático”, 14/10/2015 http://www.alainet.org/es/articulo/172995.  El documento en cuestión (en inglés):  https://unfccc.int/2860.php
3) Ver: Welcome to a new planet, Michael Klare http://www.alainet.org/en/articulo/173001
5) Laudato Si’ — La Ética Ecológica y el Pensamiento Sistémico del Papa Francisco, Fritjof Caprahttp://www.alainet.org/es/articulo/172990
6) Discurso del Papa Francisco en el II EMMP http://www.alainet.org/es/articulo/170996
7) Our Common Home: an Ethical Summons to Tackle Climate Change, Cardenal Peter K.A. Turkson.  Discurso en Boston College el 28 de septiembre 2015. (Traducción libre).
8) Cambio climático y la Amazonia: un grito de alarma.  http://www.alainet.org/es/active/79760#sthash.LZbM6ove.dpuf
9) Red Amazónica de Información Socio-ambiental Georreferenciada (RAISG), 2014.
10) Andrés Jaramillo, El Comercio, 05.12.14.


URL de este artículo:  http://www.alainet.org/es/articulo/173152